Make your own free website on Tripod.com

Agrega tu Sitio a Xclaroscuro

Profesorado

Galleria de artistas

Musica y Danza

Tus Poesias y Textos

Agrega tus Poesias

Obtene tu Galeria Virtual

Agrega una Obra

Gallerias de Usuarios

Obras Varias

Publicidad

Contactos

Tel 4204-4120

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Rechi Max

azulls@ciudad.com.ar

Buenos aires capital federal

28 años

ESTAN PISANDO A MI ANGEl

Están pisando a mi ángel que nació en el abismo de mi alma y hacia el abismo va; siempre pensando en nada y de la nada extrae el gusto de la felicidad y la paz real; y de la nada sonríe y en el todo del mundo llora; sufre y se descuartiza de impotencia; sus ojos reflejan luces artificiales; que son tus ojos; que son tus palabras estériles de amor puro de sentimiento profundo.

Están pisando a mi ángel no se rían de el tan solo es una lagrima en la espera de su sueño que es su muerte que a el le da paz y danza con su dolor y su locura que son su compañía; con ellos pasan el tiempo desgarrándome el alma; cada vez que el sol sale e ilumina otra vez este monstruo de asfalto, que me comprime hasta dejarme sin nada que sentir; sin creer; sin ver, ciego y perdido; que me ahoga con su aliento falso y a cada minuto y a cada segundo golpea mi corazón haciéndome sentir el dolor; sin falta; a tiempo; nunca lo olvida. Siempre y siempre.

Están pisando a mi ángel y yo permanezco impávido; con miedo de ayudarlo; pues mi ángel es mi esencia; es mi arte es mi ideal; es mi muerte; mi manera de amar. Él vive en mi y no puedo ni si querrá darle un poco de oxigeno pues me siento aterrado paralizado ciego y perdido en tu mundo de plástico.

Están pisando a mi ángel; tu puta sociedad; tus hipócritas palabras; tu mirada; tu desprecio; tu moral. Tu falsedad. En cada pisada siento el frío de la muerte en mi piel cansada de ser tan cobarde y desierta de pureza. Lo pisan y me duele; lo castigan y caigo lo insultan y me entierran. Y yo impávido; inmóvil. Solo pienso sin hablar.

Están pisando a mi ángel; están pisando mi vida; estoy buscando sobrevivir a mi condena; El vivir mirando a tu mundo de plástico.

En Quien Piensa el Sol

 

¿En quien piensa el sol cuando me mira con su cara de vida? ; si mi rostro gris pálido lo rechaza como la muerte a la vida; solo quiero hundirme en mi oscuridad cansada de ver la luz que enfoca esta parodia real de lo fingido y vacío. Cansados mis ojos de ver sujetos trajicos que ríen al compás de una imagen inventada pero real; de ver almas bajo la bota de el dinero, muriendo sin darse cuenta. Con sus ojos huecos y su sonrisa dispuesta a evadirce a cada instante.

¿En quien piensa el sol cuando me llama; si no sabe ni mi nombre pues nunca me alumbro; si solo veo con pobres velas que apoyadas en mi alma dan una luz mortecina pero profunda; la que siempre y aunque débil; intenta guiar mi vida. Intentan hacerme vivir tu vida; intentan darme valor para no salir tan herido de tus normas; de tu juego. De la apariencia estúpida de tu sensual sociedad; la de aroma a dinero perfumado de mujer valiente; vestida de hombre sonriente y dominantemente superior. Esta que adentro tiene la morsa que exprime tu alma, tu cuerpo y tu mente; hasta dejarte sin nada. Sin mirada, sin amor, sin sentir, sin pensar, ciego corriendo detrás de los valores de su apariencia. ?

¿En quien piensa el sol cuando alumbra a los seres que te envenenan la vida? ; que con su sistema cruel matan a tus hermanos con sus garras correctamente habilitadas para asesinarte; correctamente vestidos para humillarte frente a sus cadáveres; con la patente para hacerte sentir nada. Legalmente ubicados para torturate.

¿En quien piensa el sol que estoy tan ciego. ?

 

El Busca Mugre

 

El hombre escarbo entre los plásticos viscosos de la negra y oscura bolsa de necesidades

Dentro de ella lo esperaba el espejo de verse perdido en las sombras de una injusticia que de real hasta parecía justa. Por que uno ya se venia acostumbrando y hasta que creía que esa pesadilla podía ser real.

Rodar la vida juntando un poco de las sobras de una sociedad en ruinas que sube por la escalera de un imperialismo cruel, con tacos de puñal que pisan las cabezas de los que pierden un poco de dignidad todos los días.

Y el hombre juntaba la basura y silbaba despacio su melodía de clase medía; Por que alguna vez había estado allí y casi ni se dio cuenta. De que estuvo y casi ni se dio cuenta de que dejo de estar. En donde el se crió y amaso la vida y junto manantiales de esperanzas y sudo creyendo en el boleto de la felicidad garantizada. Mientras le vendían sus gustos; mientras le compraban en cuotas sus sueños. Mientras de a poquito iban comprándole su tierra y tan de a poquito que hasta fue un robo. Y el quedo con sus hombros maniáticos de preguntarse mudo ¿dónde estoy?. ¿Dónde están todos?. Pues su hembra al primer cambio de pilcha. Ala primera privación de capitalismo se le voló como un papel barato. Pero que abrigaba. Vulgar pero que era bello. Lleno de palabras estériles ante los hechos pero que aturdían a la soledad. Los hijos ya no estaban llenando la casa embargada de hijos de puta; tan solo quedo el nido que se fue para otras manos sucias. Las mismas que la tomaron hace tiempo para robarle de apoco los recuerdos. Y el hombre silbaba y metía como un autómata sus brazos anestesiados de miseria y mugre y los vidrios de los que tienen se clavaban en su piel y nada. El solo silbaba como perdido en una noche eterna. Sin rumbo. Acabado. Y sus zapatos de cuero sucio se arrastraban cansados por tu buenos aires violada por los cuervos corruptos que hacen seguir esta maquina que gana el poder y recicla a los hombres en un tacho del peor material de todos. El olvido.

El hombre se alejo y el reloj siguió marcando el tiempo de nuestra trágica esclavitud

 

Gusto a Nada

 

Miro su bandera y putió tres veces en vos baja. Mientras bebía el ultimo sorbo de esa infusión que de caliente no tenia gusto a nada. Sus manos temblaban y hasta su pelo se había erizado de forma extraña. Se iba de su Buenos aires. Tan lleno de rencor y miedo que sus pies se arrastraban colmados del peso de los trágicos años adornados de miseria y desesperanza. Siempre quiso ser feliz pero le cobraban peaje para pisar su suelo fértil que de fértil nunca fue suyo

Pagar para vivir. Pagar para sentir. Pagar para encontrarse en el abismo de su alma y saber que allí no se habla con uno mismo por ese camino. Estar perdido y pagar. Estar perdido y perder. Estar perdido y clavar las garras en las paredes del abismo de esta sociedad que de mediocre es corrupta. Que de elegante pierde identidad, que de vulgar carece de inteligencia.

Nunca entendió a su gente y también por eso se iba. Nunca develo el código complejo que hacia a la gente de su tierra una mierda.

Como un pichón aterrado se iba de su lugar. Aterrado. Por que no hay peor mal que no tener ni raíces para echar en la basura. Por que él creyó que ni basura era su sociedad  que ya no existía.

Se iba hastiado de ver la misma noticia en el diario de su destrozado corazón en el diario de su país vendido.

Ya no quería perder mas pero se sentía perdido. Derrotado antes de partir y ¿quién puede superar ese sentimiento sin solución?.

Como un ave con sus alas partidas de años oscuros y traidores. Ya no podría volar más. Por que aunque se fuera no soportaría volar en otro cielo que no fuera el suyo. Por que solo se vuela cuando se es feliz. Y él sabía que jamás lo seria otra vez.! Aunque sea caminar en otra tierra! Y ¡Tratar de existir! Se decía convenciéndose.

Los recuerdos le pasaban a la mayor velocidad por su mente pero lerdos, se quedaban taladrando cada partícula de su sentir. Risas y alegrías volvían del pasado a tratar de detenerlo. Los aromas de las cosas simples de su pasado muerto lo seducían con promesas estériles. Y una lagrima salada y ácida recorrió su rostro pálido y cansado.

Miro su imagen en una vidriera y putió tres veces en vos baja Mientras bebía el ultimo sorbo de frustración que de caliente...... no tenia gusto a nada.

 

Un momento fugaz en un tirano

 

Se puso su careta gris de formalidades y dependencia y otra vez vendió su ideal por unos millones. Y a el le dolía eso.

Cada día le dolía más.  ya los verdes no lo entretenían ni siquiera le compraban un momento de diversión. Entro de apoco y la sociedad lo sedujo con su listado de mentiras reales. Y pensar que el tenia su ideal. Pero ¡un coche! Y ¡la seguridad! Y las mujeres y los lujos y la puta madre que hasta le compraron su sonrisa. Releyó su discurso y le dio arcadas como nunca antes. Comento su asco a los secuaces que lo rodeaban .todos sonrieron restándole seriedad al sincero pero desvalorizado sentir del hombre comprado. Sabia que vendería otra vez a su gente y otra vez lo hizo........Y sintió un hielo en sus venas tan grande como los abusos y desastres que había hecho en sus días pasados. No tuvo el valor que nadie tuvo. Las ansias de hacer lo correcto. Solo bajo su mirada tratando de borrar ese sentimiento que de tan justo.....Daba pánico. Vio el hambre de su gente y ni la línea de merca anestesio el dolor de haber sido uno de los que la produjeron. No pudo decir ese día que todo es así. Solo sintió culpa. El silencio miro esa escena un rato y lamento que solo fuera un momento fugaz en un tirano.

Al final siempre estamos los dos

Al final siempre estamos los dos,

Observados por las manchas de la profunda y

triste humedad de las paredes inyectadas en pobreza.

En frustraciones, en sueños perdidos, en energías olvidadas.

Al final siempre estamos los dos; tocándonos sin pedirnos nada.

Abrazándonos con nuestras garras de amor tratando de protegernos de el sufrimiento

Que nace de nuestro interior, del penar pesado como nuestra carga, que se clava desde el exterior.

En instantes extraños de sobredosis de tristezas y depresión nos sentimos en casa, nos vemos reflejados, como espejos de sangre gris y roja. En el piso helado como la imaginación de nuestra muerte que es vida para nosotros. Nos recordamos en la lejanía para sentir que tenemos una capa de protección contra nuestra enfermedad que es el desamparo. Nos vemos como una luz en el fondo mas amargo del abismo. Y nada nos pedimos. Nada nos reclamamos. Nada nos decimos. Solo nos amamos

Al final siempre estamos los dos, cada uno en su mundo, amando lo propio y esperando nuestro destino. Mirando el brillo de nuestros ojos corroídos por las carencias, carcomidos por la injusticia, oxidados de sociedad.

Al final siempre estamos los dos sin decirnos nada.

 

El pájaro nocturno canta en la noche

El pájaro nocturno canta en la noche
En lo mas profundo de la aridez de mi alma.
El canta en la lejanía del principio de lo inmenso y luminoso.
y su canto de noche de madrugada agudo y escalofriante, estrella a mi corazón contra mi pecho, recordándole a mi mente cada segundo de angustia.
Imaginar sus alas, es ver tu propio espíritu mirando su tumba
Y su color es tan falso como tu vida y tan real como el grito de piedad del condenado a muerte; de mis ojos cansados de ver tus ojos incoherentes que me pintan del color invisible.
Que hermoso es verlo dormir en su gris árbol. Es ver la paz durmiendo sobre la muerte
Que duro es su vuelo; como un avión hirviendo en busca de su presa
El pájaro nocturno canta en cada ventana donde hay soledad. Y te acompaña. Y te acorrala. Y te embalsama de impotencia y abre como una lluvia de tarde de domingo tu llanto y mi llanto gris. Hermoso y espantoso.
El pájaro nocturno es mi vida y mi final
Es la maldición de estar perdido en la noche y naufragar en ríos de mis propias lagrimas de ácido odioso. Es mi muerte. Es mi pozo.

 

Los barrotes de la cama del que agoniza

Los barrotes de la cama del que agoniza me cuentan que están fríos y cansados de dolor y esperanza de finales tétricos y solitarios. Cansados de resistir el cuerpo blanco mortecino que pregunta al corazón ¿cuantos latidos quedan?. Cansados de ver y oír decir a los que miran su carga ¿cuanto le quedara?, ¿Dónde lo enterraremos?.

Los fríos barrotes de la cama del que agoniza, tienen acento de manicomio y realidad de hospital. Me cuentan que son mi alma cansada, fría y acorralada de dolor y finales tétricos y solitarios, cansada de recibir latigazos de fuego frío que preguntan al corazón ¿ cuantos latidos quedan?.

Los barrotes de la cama del que agoniza, me cuentan que están hartos de horas continuas de emergencias. Así como mi alma y mi vida lo están en busca de paz que no llega. Viviendo emergencia de amor real que todos ustedes no pueden lograr.

Los barrotes de la cama del que agoniza, Son el símbolo de tu meta y tu sueño totalmente muerto y sepultado; Que es como una sierra con la forma de Buenos Aires cortajeando tu corazón.

Los barrotes de la cama del que agoniza, son el símbolo de tu ser amado, muerto delante tuyo. El sentimiento del que te pisó y te aniquilo de odio y no pudiste ni siquiera enfrentarlo. Simboliza la sonrisa de los que ríen como alocados muñecos, por que vos caíste por fracasado y por lento.

Los barrotes de la cama del que agoniza, Es tu lado negro y de tinieblas, es el fin de lo bueno y el principio que da sufrimiento a tu vida, la convierte en falsa y la aleja de tu verdadero ser, teniendo el poder de crear un humanoide de vos, confundiendo el camino para volver a lo que sos en verdad, encerrando tu alma en una copa de hierro con llave, inyectando en tu cien, la soledad, el rencor, y el dolor de vivir y por medio de ese sufrir caer en un pozo profundo y abismal lleno de tristeza donde esta la llave de tu verdadero corazón.

El son del poeta ciego

Es él son del poeta ciego que camina por tu cráneo como una serpiente que come tus huesos
Es el son del poeta ciego, que lame tus heridas, las heridas que tiene tu alma que te hacen vivir un sentimiento hirviente y peligroso como una espada de fuego oscuro que te hace comprender por un instante que la vida no es solo un saco con dinero
El son del poeta ciego entra en mi y en vos, pero casi nunca sale, por que esta ciego. El busca los ojos que tiene tu alma, pero es que vos se los tiraste a los perros. Entonces te levantas cada mañana y pensas como seguir en este juego gris. Donde algunos dirigen el juego, otros juegan y otros son piezas de juego.
El son del poeta ciego, te hace comprender, que cuando nada té queda y la gente ya no te agrada y tu familia esta acabada; que tienes algo dentro de ti que es en verdad joven y libre. Y te hace resucitar nuevamente.
"El lamento de un pobre y el lamento de un rico ¿No son lo mismo?." Preguntaba un buitre al Papa cristiano
"Si, pero el envase es distinto y también quien lamenta". Decía el Papa bailando desnudo sobre el cuerpo del hombre.
El son del poeta ciego te hace ver que la injusticia y la justicia son cosas distintas. Aunque el mundo te diga que es lo mismo
El son del poeta ciego es como la música pura e infinita que traspasa tu alma, destrozando tu estupidez y la borrachera que te da esta sociedad
El son del poeta ciego ronda como la muerte por este imaginario universo que a veces nos hace sentir tan vacíos y tan llenos de basura y miedo. El alma como gaviota vuela libre y la palabra de un mutante programado por esta sociedad destroza el vuelo y lo convierte en prisión; la misma prision que comes cada día aunque puedas ver el cielo. A veces creo que somos perros rumbo al matadero
Un perro come la cabeza de otro, mientras que otro roba su comida, que a su vez otro enveneno. Sin darse cuenta que todos pertenecen a un plato de perros que se dirigen a un gran horno negro.
El son del poeta ciego, tiene cara de viento, huele a libertad y tiene gusto a tiempo.

 

Te amare siempre

Siempre amare la inexplicable energía que hace amarte
Como la muerte seduce al débil y este se rinde a sus brazos crueles pero cargados de paz
Siempre amare tus ojos de luz, que me rescatan de mi oscuridad pesada y me inyectan vida y ansias de volver a despertar
Siempre amare tu recuerdo hirviente, tan mágico como un ángel que colma de lagrimas nostálgicas mis retinas. Sedientas de verte. Sedientas de ver a mi hogar. Que eres tu.
Siempre amare tu fuerte fragilidad inocente y esa real belleza que te envuelve y hace revivir mi ideal de lucha
Siempre amare las madrugadas colmadas de sonrisas, palabras y silencios. Silencios que nos condujeron directamente a nuestras almas y nos hicieron encontrar por primera vez un instante sincero y brutal de felicidad.
Siempre te amare por que me haces ser y me motivas a sacarme el pie de encima de esta hipocrita y cruel sociedad, aunque este harto.
Siempre te amare por que corremos juntos en la vida. Colmados de temor pero unidos. Colmados de confusión pero firmes. Colmados de sociedad pero queriendo ser.

¿que quieres de mi?

¿Que quieres de mi?. Solo soy un pez libre en el desierto. Me quema tu sol falso y su luz hipócrita opaca la MIA.
No encajo aquí, ya nadie me ve, no existo
¿Que quieres de mí?. Solo mi sentimiento construye mi camino. Camino estéril en este desierto que es tu mundo; la sociedad.
¿Que quieres de mí?. Solo me alimento comiendo la sangre de las heridas de mi alma. No hay dinero dentro de mí; no hay risas ficticias ni ídolos palpablemente estúpidos. No hay deseos de sociedad. No hay orden, no hay lógica. No hay tintura ni paisajes bellos. Solo hay hambre de paz real y ruinas que se pudren bajo este sol.
¿Que quieres de mí?. Aquí no hay sonrisas, aquí solo habita mi rió de lagrima que me transporta hacía lo natural. En mi no hay modales ni reglas; solo ansias de pureza real.
¿Que quieres de mí?. Solo soy agua que desaparece bajo el sol de tu sociedad.

Estoy abajo y recorro el más profundo abismo para sentirme en lo más alto de mi infinito. Observo y no estoy en mi. La ciudad me aturde mientras la noche me extraña para encontrarme y darme su paz mortecina.
Me consumo y crezco. Me libero y me entierro. Destruyo y no es mi camino.
Busco la simpleza y me imponen dificultad
Dios es un hongo bello que nace de la pudrición de un alma con miedo y hundida en la debilidad. Un hongo mediocre.
Los años son extraños. Yo crezco y vuelvo a mi niñez

 

Inutilizan mis brazos

Inutilizan mis brazos reales, con poderosos ganchos de injusticia
Mi rostro sangra la vida y la presión de este seudo mundo me hace caer sobre mi pecho
Pecho que se descuartiza de odio, de miedo de angustia a cada grito de sus palabras falsas
Sus palabras huecas victimas de un sistema que ahoga tu alma
y quedas perdido como un ave ciega dentro de una caja de asfalto frío
Y mi alma asqueada se lleva a mi mente a su mundo irreal pero real en mi esencia.
¿Cómo pueden vivir en un camino superficial? Mientras les matan y humillan el alma?. Pateando sus mentes
Vivir lo que sientes es el pecado más grande en tu mundo de sonrisas frías y alegría a pilas.
Mientras absorbo el humo ficticio que me ahoga de impotencia y muerte, voy perdiendo todo; mi corazón, mis brazos, mis piernas; mi ideal.

 

Contador de visitas a la página